Mes: noviembre 2013

LOS CEREBROS CRECEN DE MANERA DIFERENTE EN LOS BEBÉS CON GEN DE ALZHEIMER

SALUD Y MEDICINA

infant_770
Los resultados de las pruebas de resonancia magnética en los bebés dormidos “no establecen una relación directa con los cambios observados en los pacientes de Alzheimer“, dice Sean Deoni “, pero con más investigación que pueden decirnos algo acerca de cómo el gen contribuye al riesgo de Alzheimer más tarde en la vida.” (CréditoSarah Gilbert / Flickr )

LOS CEREBROS CRECEN DE MANERA DIFERENTE EN LOS BEBÉS CON GEN DE ALZHEIMER

UNIVERSIDAD BROWNderecho estudio originalPublicado por  en26 de noviembre 2013 

Los cerebros de los niños que llevan un gen asociado con un mayor riesgo para la enfermedad de Alzheimer se desarrollan de manera diferente que los bebés que no tienen el gen.

Aunque este descubrimiento no es ni diagnóstico ni predictivo de la enfermedad de Alzheimer, podría ser un paso hacia la comprensión de cómo la variante del gen APOE ε4, confiere un riesgo mucho más tarde en la vida.

FUENTE QUE UTILIZO:

http://www.futurity.org

 

Investigadores reflejado los cerebros de 162 bebés sanos entre las edades de dos meses y 25 meses. Todos los niños tenían pruebas de ADN para ver qué variante del gen APOE que llevaban. Sesenta de ellos tenían la variante ε4 que se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer.

El uso de una técnica especial de resonancia magnética diseñado para estudiar los bebés para dormir, compararon los cerebros de los portadores ε4 con los no portadores. Ellos encontraron que los niños que llevan el gen APOE ε4 tendían a haber aumentado el crecimiento del cerebro en las áreas en el lóbulo frontal, y la disminución del crecimiento en las zonas en varias áreas en el medio y posterior del cerebro. El crecimiento disminuyó fue encontrado en las áreas que tienden a ser afectados en los pacientes ancianos con enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores destacaron que los hallazgos, publicados en la revista JAMA Neurology , no quiero decir que ninguno de los niños en el estudio están destinados a desarrollar la enfermedad de Alzheimer o que los cambios cerebrales detectados son los primeros signos clínicos de la enfermedad.

Lo que los hallazgos sugieren, sin embargo, es que los cerebros de los portadores de APOE ε4 tienden a desarrollarse de forma diferente de las de los transportistas no ε4 comienza muy temprano en la vida. Es posible que estos primeros cambios proporcionan un “punto de apoyo” para las patologías posteriores que conducen a los síntomas del Alzheimer. La información de este estudio puede ser un paso importante hacia la comprensión de cómo este gen confiere un riesgo para el Alzheimer, algo que no está actualmente bien entendido.

“Este trabajo es acerca de la comprensión de cómo este gen influye en el desarrollo del cerebro”, dice Sean Deoni, profesor asistente de ingeniería que supervisa el Advanced Imaging Lab bebé en la Universidad de Brown. ”Estos resultados no establecen una relación directa con los cambios observados en los pacientes de Alzheimer, pero con más investigación que pueden decirnos algo acerca de cómo el gen contribuye al riesgo de Alzheimer más tarde en la vida.”

ROLES EN LA SANGRE Y EL CEREBRO

La variante APOE ε4 ligada a la enfermedad de Alzheimer está presente en aproximadamente el 25 por ciento de la población de los EE.UU.. No todo el que lleva el gen tiene la enfermedad de Alzheimer, pero el 60 por ciento de las personas que desarrollan la enfermedad tienen al menos una copia del gen ε4.

El gen se cree que tiene varias funciones diferentes en la sangre y el cerebro, algunos de los cuales aún no se han aclarado. Por ejemplo, se ha demostrado a participar en la regulación de colesterol, una molécula que está implicada en el desarrollo de la materia gris y blanca células materia cerebral.

También se ha mostrado para participar en la regulación de amiloide, una proteína del cerebro que se acumula en la enfermedad de Alzheimer y ahora está siendo dirigido por tratamientos de investigación. Se necesitan estudios para aclarar las formas en que la APOE, el desarrollo humano, el envejecimiento y otros factores de riesgo pueden conspirar para producir los cambios del cerebro implicadas en la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores utilizaron una técnica de resonancia magnética que se calma la máquina de resonancia magnética a un susurro, que permite a los cerebros de los bebés sanos en ser fotografiado mientras duermen sin medicación. La técnica también permite formación de imágenes tanto de la materia gris-la parte del cerebro que contiene neuronas y fibras nerviosas-y la materia blanca, que contiene el material graso que aísla las fibras nerviosas. Tanto la materia gris y el blanco se cree que tienen un papel en la enfermedad de Alzheimer.Crecimiento de materia blanca comienza poco después del nacimiento y es una medida importante del desarrollo del cerebro.

LOS BEBÉS SE DESARROLLAN NORMALMENTE

“Estamos en un buen lugar para poder investigar cómo esto influye en el desarrollo de genes en los niños sanos. Estos niños no son medicados y no mostrar ningún deterioro cognitivo, sino todo lo contrario, en realidad, sino que está desarrollándose con normalidad “.

No hay ninguna razón para creer que los niños no van a continuar desarrollando con normalidad, dice Deoni. No hay evidencia sólida que sugiere que los portadores ε4 sufren problemas cognitivos o retraso en el desarrollo. Y las zonas de mayor crecimiento plantean la posibilidad de que el gen en realidad podría conferir algunas ventajas a los lactantes desde el principio.

En última instancia, los investigadores esperan que los hallazgos podrían conducir a nuevas estrategias para la prevención de una enfermedad que actualmente afecta a más de 5,2 millones de personas en los EE.UU. solamente.

“Puede sonar aterrador que podríamos detectar estas diferencias cerebrales en los bebés”, dice Eric Reiman, director ejecutivo del Instituto del Banner Alzheimer en Arizona y otro autor principal del artículo.

“Pero es nuestra sincera esperanza de que la comprensión de los primeros cambios del cerebro implicadas en la predisposición a la enfermedad de Alzheimer ayudará a los investigadores a encontrar tratamientos para prevenir la aparición clínica de la enfermedad de Alzheimer-y hacerlo mucho antes de que estos niños se convierten en la tercera edad.”

Investigadores del Instituto de Investigación Genómica Traslacional y la Universidad del Sur de California también participaron en este estudio, que fue financiado por el Instituto Nacional de Salud Mental y el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, que forman parte de los Institutos Nacionales de Salud, y el estado de Arizona .

Fuente: Universidad de Brown

Related articles

LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS – 1898-9 [1900]-SIGMUND FREUD

f190230b3e3e6fcdee8740c5a0838257f5667ac1abe307c9e3d0e740a02ff1afebb278c52b4b26594a4dccb8130e70d2821a51eca4dc720a786747a5e15b71dc544f9023a9fdccebf6336efc09feb11d

Sigmund Freud
La interpretación
de los sueños
(1898)

 

Traducción: Luis López Ballesteros

FUENTE QUE UTILIZO:

http://www.elortiba.org

381cceea4a01a09fa69696611bdb4b9cdda72bd918f5dac8d169c43a0ef67952c993d0d4bf73e4da42f9a569a4cb8be2bf49f55021124caf9c158c530c820dbfbbbfc3703278502af4e25f671152327a

LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS – Flectere si nequeo superos,
acheronta movebo – 1898-9 [1900]

1) PREFACIO A LA PRIMERA EDICIÓN – (1900)

Al proponerme exponer la interpretación de los sueños no creo haber trascendido los
ámbitos del interés neuropatológico, pues, el examen psicológico nos presenta el sueño
como primer eslabón de una serie de fenómenos psíquicos anormales, entre cuyos
elementos subsiguientes, las fobias histéricas y las formaciones obsesivas y delirantes,
conciernen al médico por motivos prácticos. Desde luego, como ya lo demostraremos, el
sueño no puede pretender análoga importancia práctica; pero tanto mayor es su valor
teórico como paradigma, al punto que quien no logre explicarse la génesis de las imágenes
oníricas, se esforzará en vano por comprender las fobias, las ideas obsesivas, los delirios, y
por ejercer sobre estos fenómenos un posible influjo terapéutico. Mas precisamente esta
vinculación, a la que nuestro tema debe toda su importancia, es también el motivo de los
defectos de que adolece el presente trabajo, pues el frecuente carácter fragmentario de su
exposición corresponde a otros tantos puntos de contacto, a cuyo nivel los problemas de la
formación onírica toman injerencia en los problemas más amplios de la psicopatología, que
no pudieron ser considerados en esta ocasión y que serán motivo de trabajos futuros,
siempre que para ello alcancen el tiempo, la energía y el nuevo material de observación.
Además, esta publicación me ha sido dificultada por particularidades del material
que empleo para ilustrar la interpretación de los sueños. La lectura misma del trabajo
permitirá advertir por qué no podían servir para mis fines los sueños narrados en la
literatura o recogidos por personas desconocidas; debía elegir, pues, entre mis propios
sueños y los de mis pacientes en tratamiento psicoanalítico. La utilización de este último
material me fue vedada por la circunstancia de que estos procesos oníricos sufren una
complicación inconveniente debida a la intervención de características neuróticas. Por otra
parte, la comunicación de mis propios sueños implicaba inevitablemente someter las
intimidades de mi propia vida psíquica a miradas extrañas, en medida mayor de la que
podía serme grata y de la que, en general, concierne a un autor que no es poeta, sino
hombre de ciencia. Esta circunstancia era penosa pero inevitable, de modo que me sometí a
ella para no tener que renunciar, en principio, a la demostración de mis resultados
psicológicos. Sin embargo, no pude resistir, naturalmente, a la tentación de truncar muchas
indiscreciones, omitiendo y suplantando algunas cosas; cada vez que procedí de tal manera

no puede menos de perjudicar sensiblemente el valor de los ejemplos utilizados. Sólo me
queda expresar la esperanza de que los lectores de este trabajo comprenderán mi difícil
situación, aceptándola benévolamente, y espero, además, que todas las personas que se
sientan afectadas por los sueños comunicados no pretenderán negar la libertad del
pensamiento también a la vida onírica.

 

7)PRÓLOGO DE LA OCTAVA EDICIÓN – 1929

En el lapso que media entre la última, séptima edición de este libro (1922), y la
presente revisión, fueron editadas mis Obras completas por el Internationaler
Psychoanalytischer Verlag, de Viena. En éstas el segundo tomo contiene el texto
restablecido de la primera edición, mientras que todas las adiciones ulteriores están
reunidas en el tercer tomo. En cambio, las traducciones aparecidas mientras tanto se ajustan
a las publicaciones independientes de este libro, cabiendo mencionar la francesa, de I.
Meyerson, publicada en 1926 con el título La Science des Rêves, por la Bibliothèque de
Philosophie Contemporaine; la sueca (Drömtydning), efectuada en 1927 por John
Landquist, y la castellana, de Luis López Ballesteros y de Torres, que constituye los tomos
VI y VII de las Obras completas. La traducción húngara, cuya inminente publicación
anuncié ya en 1918, aún no ha aparecido. También en la presente revisión de La
interpretación de los sueños he tratado la obra esencialmente como documento histórico,
introduciendo tan sólo aquellas modificaciones que me parecían imprescindibles para el
aclaramiento y la profundización de mis propias opiniones. De acuerdo con esta posición,
he abandonado definitivamente el propósito de incluir en este libro la bibliografía aparecida
desde su primera edición, excluyendo, pues, las secciones correspondientes que contenían
las ediciones anteriores. Además, faltan aquí los dos trabajos «Sueño y poesía» y «Sueño y
mito» que el doctor Otto Rank aportó a las ediciones precedentes. Viena, diciembre de
1929.

El interés científico por los problemas oníricos en sí conduce a las interrogaciones

que siguen, interdependientes en parte:

1)RELACIÓN DEL SUEÑO CON LA VIDA DESPIERTA

El ingenuo juicio del individuo despierto acepta que el sueño, aunque ya no de
origen extraterreno, sí ha raptado al durmiente a otro mundo distinto. El viejo fisiólogo
Burdach, al que debemos una concienzuda y sutil descripción de los problemas oníricos, ha
expresado esta convicción en una frase, muy citada y conocida (pág. 474): «…nunca se
repite la vida diurna, con sus trabajos y placeres, sus alegrías y dolores; por lo contrario,
tiende el sueño a libertarnos de ella. Aun en aquellos momentos en que toda nuestra alma se
halla saturada por un objeto, en que un profundo dolor desgarra nuestra vida interior, o una
labor acapara todas nuestras fuerzas espirituales, nos da el sueño algo totalmente ajeno a
nuestra situación; no toma para sus combinaciones sino significantes fragmentos de la
realidad, o se limita a adquirir el tono de nuestro estado de ánimo y simboliza las
circunstancias reales.» J. H. Fichte (1-541) habla en el mismo sentido de sueños de
complementos (Ergaenzugtraüme) y los considera como uno de los secretos beneficiosos de
la Naturaleza, autocurativa del espíritu. Análogamente se expresa también L. Strümpell en
su estudio sobre la naturaleza y génesis de los sueños, obra que goza justamente de un
general renombre: «El sujeto que sueña vuelve la espalda al mundo de la conciencia
despierta…» Página 17: «En el sueño perdemos por completo la memoria con respecto al
ordenado contenido de la conciencia despierta y de su funcionamiento normal…» Página
19: «La separación, casi desprovista de recuerdo, que en los sueños se establece entre el
alma y el contenido y el curso regulares de la vida despierta…» La inmensa mayoría de los
autores concibe, sin embargo, la relación de sueños con la vida despierta en una forma
totalmente opuesta. Así, Haffner: «Al principio continúa el sueño de la vida despierta.
Nuestros sueños se agregan siempre a las representaciones que poco antes han
residido en la conciencia, y una cuidadosa observación encontrará casi siempre el hilo que
los enlaza a los sucesos del día anterior.» Weygandt contradice directamente la afirmación
de Burdach antes citada, pues observa que «la mayoría de los sueños nos conducen de
nuevo a la vida ordinaria en vez de libertarnos de ella.» Maury dice en una sintética
fórmula: Nous rêvons de ce que nous a avons vu dit, désiré ou fait, y Jessen, en su
Psicología (1855, pág. 530), manifiesta, algo más ampliamente: «En mayor o menor grado,
el contenido de los sueños queda siempre determinado por la personalidad individual, por la
edad, el sexo, la posición, el grado de cultura y el género de vida habitual del sujeto, y por
los sucesos y enseñanzas de su pasado individual.» El filósofo J. G. E. Maas (Sobre las
pasiones, 1805) es quien adopta con respecto a esta cuestión una actitud más inequívoca:
«La experiencia confirma nuestra afirmación de que el contenido más frecuente de nuestros
sueños se halla constituido por aquellos objetos sobre los que recaen nuestras más ardientes

pasiones. Esto nos demuestra que nuestras pasiones tienen que poseer una influencia sobre
la génesis de nuestros sueños. El ambicioso sueña con los laureles alcanzados (quizá tan
sólo en su imaginación) o por alcanzar, y el enamorado, con el objeto de sus tiernas
esperanzas… Todas las ansias o repulsas sexuales que dormitan en nuestro corazón pueden
motivar, cuando son estimuladas por una razón cualquiera, la génesis de un sueño
compuesto por las representaciones a ellas asociadas, o la intercalación de dichas
representaciones en un sueño ya formado…» (Comunicado por Winterstein en la Zbl. für
Psychoanalyse.)
Idénticamente opinaban los antiguos sobre la relación de dependencia existente
entre el contenido del sueño y la vida. Radestock (pág. 139) nos cita el siguiente hecho:
«Cuando Jerjes, antes de su campaña contra Grecia, se veía disuadido de sus propósitos
bélicos por sus consejeros, y, en cambio, impulsado a realizar por continuos sueños
alentadores, Artabanos, el racional onirocrítico persa, le advirtió ya acertadamente que las
visiones de los sueños contenían casi siempre lo que el sujeto pensaba en la vida despierta.»
En el poema didáctico de Lucrecio titulado De rerum natura hallamos los siguientes versos
(IV, v. 959):

Et quo quisque fere studio devinctus adhaerer,
aut quibus in rebus multum summus ante moratti
atque in ea ratione fut contenta megis mens,
in somnis eadem plerumque videmur obire;
causidice causas agere et componere leges,
induperatores pugnare ac proelia obire, etc. .

Y Cicerón (De Divinatione, II), anticipándose en muchos siglos a Maury, escribe:
Maximeque reliquiae earum rerum moventur in animis et agitantur, de quibus vigilantes aut
cogitavimus aut egimus .
La manifiesta contradicción en que se hallan estas dos opiniones sobre la relación de
la vida onírica con la vida despierta parece realmente inconciliable. Será, pues, oportuno
recordar aquí las teorías de F. W. Hildebrandt (1875), según el cual las peculiaridades del
sueño no pueden ser descritas sino por medio de «una serie de antítesis que llegan
aparentemente hasta la contradicción». «La primera de estas antítesis queda constituida por
la separación rigurosísima y la indiscutible íntima dependencia que simultáneamente
observamos entre los sueños y la vida despierta. El sueño es algo totalmente ajeno a la
realidad vivida en estado de vigilancia. Podríamos decir que constituye una existencia
aparte, herméticamente encerrada en sí misma y separada de la vida real por un
infranqueable abismo. Nos aparta de la realidad; extingue en nosotros el normal recuerdo
de la misma, y nos sitúa en un mundo distinto y una historia vital por completo diferente
exenta en el fondo de todo punto de contacto con lo real…» A continuación expone
Hildebrandt cómo al dormirnos desaparece todo nuestro ser con todas sus formas de

existencia. Entonces hacemos, por ejemplo, en sueños, un viaje a Santa Elena para ofrecer
al cautivo emperador Napoleón una excelente marca de vinos del Mosela. Somos recibidos
amabilísimamente por el desterrado, y casi sentimos que el despertar venga a interrumpir
aquellas interesantes ilusiones. Una vez despiertos comparamos la situación onírica con la
realidad. No hemos sido nunca comerciantes en vinos, ni siquiera hemos pensado en
dedicarnos a tal actividad. Tampoco hemos realizado jamás una travesía, y si hubiéramos
de emprenderla no eligiríamos seguramente Santa Elena como fin de la misma. Napoleón
no nos inspira simpatía alguna, sino, al contrario, una patriótica aversión. Por último,
cuando Bonaparte murió en el destierro no habíamos nacido aún, y, por tanto, no existe
posibilidad alguna de suponer una relación personal. De este modo, nuestras aventuras
oníricas se nos muestran como algo ajeno a nosotros intercalando entre dos fragmentos
homogéneos y subsiguientes de nuestra vida.
«Y, sin embargo -prosigue Hildebrandt-, lo aparentemente contrario es igualmente
cierto y verdadero. Quiero decir que simultáneamente a esta separación existe una íntima
relación. Podemos incluso afirmar que, por extraño que sea lo que el sueño nos ofrezca, ha
tomado él mismo sus materiales de la realidad y de la vida espiritual que en torno a esta
realidad se desarrolla… Por singulares que sean sus formaciones no puede hacerse
independiente del mundo real, y todas sus creaciones, tanto las más sublimes como las más
ridículas, tienen siempre que tomar su tema fundamental de aquello que en el mundo
sensorial ha aparecido ante nuestros ojos o ha encontrado en una forma cualquiera un lugar
de nuestro pensamiento despierto; esto es, de aquello que ya hemos vivido antes exterior o
interiormente.»

b6b3725f2cd131608630f6967581c66db5e5a6879a9334c4c204c366db8223d8b0b8f4fda8b68dc76fb92e8b241f8994574106a5ecc90c683fceb8aa1ea805d3496d8862c3825e7445b06ab5726653a804a6a857f738fca5dcf03304bd449520

 

Related articles

LA FALTA DE APOYO SOCIAL Y TERAPIA EN ESQUIZOFRENIA SE ASOCIA CON SUICIDIO

f2ec69eab23fdda583f9d65dc5342957f2adce3a137df8906a90a1563dfb7abced54eed28adea9ddd461e5eba0325c8f402701bdb909599c471b35074c99b0d475fd1ca99be781cdbd636fa65151028a
NUEVO INFORME

La falta de apoyo social y terapia en esquizofrenia se asocia con suicidio

‘Esquizofrenia’ revela que el 10 por ciento de los pacientes con la patología al borde de la exclusión social cometen suicidio.

Redacción. Madrid   |  19/11/2013 00:00

El 10 por ciento de los pacientes con esquizofrenia al borde de la exclusión social cometen suicidio. Es lo que revela el nuevo informe presentado por el Grupo de Interés en Salud Mental, Bienestar y Trastornos Cerebrales del Parlamento Europeo. El documento, con el título Esquizofrenia. Llamada de atención a los responsables políticos, incluye las carencias y necesidades asistenciales de los casi 26 millones de afectados por la enfermedad en el mundo, además de contar con opiniones de expertos internacionales como psiquiatras, investigadores, asesores políticos, enfermeros, pacientes y grupos de apoyo.

Celso Arango, único investigador español en el grupo de autores del informe y director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam), explica que “uno de los motivos que nos han llevado a escribir este documento es la percepción de que no se están destinando todos los recursos necesarios para la prevención y el tratamiento de los trastornos psicóticos, la esquizofrenia entre ellos, en la Unión Europea”. Además, considera que “invertir en estos pacientes es fundamental, ya que estamos viendo que se puede retrasar la edad de inicio del primer episodio psicótico y eso tiene consecuencias importantes en el pronóstico a largo plazo del tratamiento de la persona”.

Silvana Galderisi, profesora de Psiquiatría de la Universidad de Nápoles y coordinadora del estudio, indica que “las expectativas de los profesionales, en términos de resultados positivos y recuperación en pacientes, son muy bajas. Por ello, hay que trabajar para los afectados a través de una atención integral que tenga en cuenta los aspectos físicos y mentales del paciente”, concluye.

FUENTE QUE UTILIZO:

http://psiquiatria.diariomedico.com

 

e3b470664fb7d4f47ba2c4dbf563f615bc1279be06bb2ce5d0f03a85d2abc52e768a9217d82b7f4d833b398c5fe66dcf0437c2125f382df1236271f3e17c36a6
PUBLICADO EN ‘NATURE COMMUNICATIONS’

Nuevo factor de riesgo en trastorno bipolar

Investigadores han descubierto un nuevo factor de riesgo genético para la esquizofrenia y el trastorno bipolar llamado NDST3.

Europa Press. Madrid   |  20/11/2013 18:06

Investigadores del Instituto Feinstein para la Investigación Médica, en ManhassetNueva York, Estados Unidos, han descubierto un nuevo factor de riesgo genético para la esquizofrenia y el trastorno bipolar llamado NDST3, un hallazgo que publica en su edición digital la revista Nature Communications.

El estudio, dirigido por Todd Lencz, del Departamento de Investigación Psiquiátrica del Hospital Zucker Hillside y del Instituto Feinstein, analizó a más de 25.000 personas. El hallazgo de una variante en NDST3, un gen crítico para los procesos de desarrollo neurológico, aporta una nueva luz sobre la arquitectura genética y posibles dianas terapéuticas para tratar la enfermedad psiquiátrica.

db35e1e573793cea5f2f777c6ade259a8defcd817b2aa93f1cf779e23e281a52613b2d918aaa1e7593e7bcae1c7e37dc

 

 

Related articles

LEFTIES MÁS PROBABILIDADES DE SUFRIR ESQUIZOFRENIA

SALUD Y MEDICINA

hands_1170-770x460eabe0399a43926361f19c2c83b9c9162e01c9552034d07da8aaa4a20ddc62ed1

FUENTE QUE UTILIZO:

http://www.futuriti.org

Once por ciento de las personas diagnosticadas con trastornos del estado de ánimo como la depresión y el trastorno bipolar son zurdos, dice Jadon Webb. Sin embargo, entre los pacientes con esquizofrenia o trastorno esquizoafectivo, una sorprendente de 40 por ciento son zurdos. (CréditoNate Steiner / Flickr )

LEFTIES MÁS PROBABILIDADES DE SUFRIR ESQUIZOFRENIA

UNIVERSIDAD DE YALEderecho estudio originalPublicado por  en01 de noviembre 2013 
F.C. Webb, Pat Farrell, P.J. Morr, J.T. Butler...F.C. Webb, Pat Farrell, P.J. Morr, J.T. Butler, and M.J. Harmon (LOC) (Photo credit: The Library of Congress)
Dice for various games, especially for rolepla...Dice for various games, especially for roleplaying games. Español: Dados en forma de poliedro regular (de 4, 6, 8, 10, 12, 20 y 100 caras) y el dado típico de 10 caras. (Photo credit: Wikipedia)

Las personas que son zurdos son más propensos a desarrollar trastornos psicóticos como la esquizofrenia en lugar de los trastornos del estado de ánimo como la depresión, según muestra una investigación.

Alrededor del 10 por ciento de la población de EE.UU. es zurdo. Un nuevo estudio que compara todos los pacientes con trastornos mentales, muestra que el 11 por ciento de los diagnosticados con trastornos del estado de ánimo como la depresión y el trastorno bipolar son zurdos, lo cual es similar a la tasa en la población general.

b4bd02dadb2fd5853f1bb6a8936830e3af2f0378ab33a68484e3c97a30c9f833a88ad63c55035972c716ef301be697eb

Sin embargo, “una sorprendente de 40 por ciento de las personas con esquizofrenia o trastorno esquizoafectivo son zurdos”, dice Jadon Webb, un niño y su compañero psiquiatría adolescente en la Universidad Yale Child Study Center, que tiene un interés particular en los marcadores biológicos de la psicosis.

“En general, las personas con psicosis son los que han perdido contacto con la realidad, de alguna manera, a través de alucinaciones, delirios o creencias falsas, y es notable que esta constelación de síntomas parece correlacionarse con ser zurdo”, dijo Webb.

a3c616147764b09b3148485211e962a5902ba5e7c53a670344bbb1ed51c7b87b89f891184326c10f5139d14ffc89d6ae

TRATAMIENTO ADAPTADO

“Encontrar biomarcadores como esto puede esperar que nos permita identificar y diferenciar los trastornos mentales antes, y tal vez adaptar el tratamiento con un día de una manera más eficaz.”

Para el estudio, publicado en la revista SAGE abierta , Webb y sus colegas estudiaron a 107 individuos de una clínica psiquiátrica ambulatoria pública en busca de tratamiento en una comunidad urbana de bajos ingresos.

Los investigadores determinaron la frecuencia de los zurdos dentro del grupo de pacientes identificados con diferentes tipos de trastornos mentales.

El estudio muestra que los pacientes blancos con enfermedad psicótica tienen más probabilidades de ser zurdos que los pacientes negros. ”Incluso después de controlar esto, sin embargo, una gran diferencia entre los pacientes psicóticos y trastornos del estado de ánimo sigue siendo”, dice Webb.

9e62ded353298f37e34754c353d634e9

DEBE SER SENCILLO

Lo que diferencia a este estudio, aparte de otras investigaciones imparcialidad es la sencillez del cuestionario y análisis. Los pacientes que asistían a sus chequeos habituales en las instalaciones de salud mental se les pidió simplemente “¿Qué parte se escribe con?”

“Esto nos dijo mucho de lo que necesitamos saber de una manera muy sencilla y práctica”, dice Webb. ”Haciendo un simple análisis significaba que no había obstáculos para la participación y tuvimos una muy alta tasa de participación del 97 por ciento.

“Los pacientes que se ocupan de los síntomas graves de psicosis podrían haber tenido más dificultades para participar en un conjunto más complicado de preguntas o exámenes.

“Al mantener la simple encuesta, hemos sido capaces de obtener una imagen precisa de un duro-a-estudio subgrupo de personas con enfermedades mentales, los que son a menudo afectadas por la pobreza, con muy pobre apoyo familiar y comunitario.”

Fuente: Universidad de Yale

0ad2ca71a0a743b999dae1a5aa33a4af

Related articles